¿Cómo nos influye el color de la iluminación?

¿Sabías que dependiendo del color de la luz nos podemos sentir de una manera u otra? Es decir, que el hecho de elegir una bombilla con una temperatura de color más cálida o con una más fría puede hacer que nos sintamos mejor o peor dependiendo del entorno o ámbito en el que se sitúe.

La teoría de la temperatura del color y las emociones establece que, dependiendo de la tonalidad, provocará diferentes reacciones en los humanos. Esto se tiene en cuenta a la hora de fabricar y diseñar algunos recursos publicitarios como los letreros luminosos de empresas como letrerosluminososya.es. De hecho, estos últimos tienen aplicaciones publicitarias con el objetivo de que el mensaje pueda llegar a su destino siempre con efectividad.

Vamos a analizar las tres temperaturas de color más habituales y sus efectos en nuestras emociones.

Impacto de la temperatura de color en los humanos

Temperatura de color cálida

Oscila entre el intervalo de los 2600 y los 3500 ºK y es una tonalidad que normalmente se utiliza para librerías, para restaurantes, para boutiques, tiendas de ropa, oficinas, así como establecimientos relacionados.

Se utiliza para conseguir un ambiente más personal, íntimo, exclusivo, por lo que se asocia con la intimidad, con la elegancia, la privacidad y todo lo que esto nos evoca.

Utilizar este tipo de iluminación hará que el cliente sepa que se encuentra en un lugar muy selecto en el que con toda probabilidad, va a querer estar al sentirse cómodo.

Temperatura de color neutral

La temperatura con la que se trabaja es de 3500ºK y en este caso se suele utilizar en lugares como librerías, oficinas, salones de exposiciones, museos, recepciones, etc.

Es similar a la opción anterior, nos transmite valores de amigabilidad y de invitación, pero no tan exclusivo como el ambiente anterior, sino más bien algo más popular. Suele ser el tipo de iluminación más utilizada, incluso en nuestros hogares.

Temperatura de color fría

En este tipo de tonalidad se trabaja con el rango de temperatura de 3600 – 4900 ºK.

Usar este tipo de iluminación hace que el usuario asocie el entorno como limpio, fresco, eficiente. Transmite valores de pureza, de felicidad, de plenitud. Es la fórmula perfecta para poder enganchar al cliente potencial desde nada más entrar en el establecimiento.

Se usa en oficinas, en escuelas, hospitales, establecimientos comerciales, en conferencias.

Temperatura de color luz de día

Y finalmente tenemos esta última tonalidad que se utiliza en joyerías, consultorios, imprentas y también en hospitales. En este caso también se busca transmitir la sensación de limpieza que en el caso anterior, pero no en un ambiente más impersonal. Aquí se trabaja con una temperatura de 5000ºK.

Así que, en el momento en el que vayas a cualquier establecimiento y te fijes en la tonalidad de color de las luces, te darás cuenta de que no han sido escogidas de manera aleatoria.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR